martes, 10 de enero de 2012

Shakira en la revista "Intouch"


Fotos: Shakira en el avion junto al Barça, rumbo a Barcelona (9 de Enero)



Shakira, la espectacular mujer de rojo


Impresionante con un vestido rojo ajustadísimo, con cola de sirena y un escote que recordaba a la princesa Grace Kelly, Shakira fue protagonista de la gala del FIFA Balón de Oro como la estrella mundialmente famosa que es. Brillo en los ojos y melena ondulada, la esperaba en la puerta del ascensor Joseph Blatter, presidente de la FIFA, impresionado con la estrella del 'waka-waka' que ejerció de artista y de pareja de Gerard Piqué. 

Con el azulgrana aterrizó Shakira en Zurich ocupando la plaza reservada a acompañante en el avión privado oficial del Barça, combinando el negro con una mini-falda atigresada y despertando la admiración de los seguidores que esperaban la llegada de los cracks. Paso firme en la alfombra roja y la sensación de que el universo Barça es aún más impactante con Shakira como seguidora del club que dominó la gala del fútbol. En primera fila, al lado de Blatter y con Pelé muy cerca, la 'voz del fútbol' recibió la primera ovación de la gala. 

El plano televisivo enfocó a una emocionada Shakira y acto seguido cerró su plano en la cara de su novio. Guasón Guardiola, que cuando recogió su premio saludó a "la novia de Piqué, Shakira".

Gerard tiene encanto hasta cuando juega a la PlayStation 3. Se distrajo Gerard jugando con el campeón del mundo y sólo perdió 1-0. Simpático, expansivo, bromeaba con el elegante look de Dani Alves, que espera que algún día la FIFA entregue 11 Balones de Oro por año, para premiar al mejor en cada posición. "Xavi se lo merece pero estando Messi…", decía. Además, nunca un lateral ganó este galardón.

El resto de la familia de Piqué llegó en un aerotaxi privado, los padres, el empresario y escritor Joan y Montse, junto a los abuelos, el incansable Amador Bernabéu y su esposa, Montse. Junto a ellos Arturo Canales, manager del jugador y gran amigo de todos. Familia de artistas, tanto que hasta Rex, el pastor alemán que regalaron las hijas al grande de Amador, directivo de los de antes, educado yseñor, hace malabarismos con una pelota de tenis para deleite de la familia. Lo educa Amador, que de fútbol entiende. 

Echamos en falta en esta gala a otro de los grandes directivos del fútbol, Jesús Farga, que nos dejó en verano y que tantas anécdotas contaba en la gala del año pasado.

Fuente: Mundo Deportivo